Quiénes somos

AC Camerfirma

La mercantil AC Camerfirma, S.A. fue creada en el año 1999, como un proyecto cameral con el objetivo de dotar de seguridad a las comunicaciones y operaciones telemáticas realizadas en el ámbito empresarial. Actualmente la compañía está participada por la Cámara de Comercio de España, 85 Cámaras de Comercio españolas y el Banco Santander.

AC Camerfirma se estableció como Prestador de Servicios de Certificación al amparo de la LEY 59/2003, de 19 de diciembre, de Firma Electrónica, distribuyendo certificados de identidad que permiten a las empresas y a sus empleados identificarse en la red y firmar electrónicamente documentos con total seguridad técnica y jurídica.

A medida que el mercado de la certificación electrónica se iba desarrollando tanto tecnológicamente como legalmente, AC Camerfirma ha ido adaptando sus servicios a las necesidades planteadas tanto por las empresas ofreciendo soluciones globales que les permitiera agilizar sus procesos internos de firma, como por las Administraciones Públicas en base al desarrollo de la LEY 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos.

Con la entrada en vigor el 1 de julio de 2016 del Reglamento UE nº910/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de julio de 2014 relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior y por la que se deroga la Directiva 1999/93/CE (“Reglamento eIDAS” de aplicación directa en los Estados miembros), los Prestadores de Servicios de Certificación están sometidos a un régimen de autorización previa y control continuo por parte del organismo de supervisión (en España el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital – MINETAD). Tras superar la fase de evaluación de conformidad al Reglamento eIDAS, AC Camerfirma se ha convertido en Prestador Cualificado de Servicios de Confianza y aparece en las Listas de Servicios de Confianza española (TSL) y europea (UETL), lo que le habilita a prestar servicios de confianza cualificados que gozan de presunción legal de validez y ofrecen mayores garantías al usuario frente a los servicios de confianza no cualificados.